HISTORIA DE CADILLAC

Cadillac es una marca de automóviles de lujo, fabricados y vendidos por la empresa estadounidense General Motors. Es su propietaria desde 1909 Aunque los orígenes de Cadillac se remontan a 1860.

 

En ese año, Henry Leland construye una fábrica de motores que poco después y ahogada por las pérdidas, debe ser vendida a Henry Ford.

 

Después de una época no muy boyante, la empresa de Ford (Detroit Automobile Company and The Henry Ford Company) se divide en dos filiales. Una de ellas es la Cadillac Automobile Company, que lleva el nombre del explorador francés que fundó Detroit.

 

El primer Cadillac se presentó en 1903 y fue un éxito rotundo: durante su primera exposición se reservaron 2.200 unidades. Durante muchos años, la estética de los Cadillac causó furor, por lo exageradamente largo que eran y sobre todo, por esas colas tan particulares las cuales fueron únicas y su mejor carta de presentación.

 

En 1908 la producción había ya superado las 16.000 unidades. Fue en ese entonces cuando el gigante GM se fijó en Cadillac, que en 1909 se convertiría en su nueva marca.

 

Gracias a la alta calidad de sus automóviles, por aquella época se sumaba una buena lista de innovaciones tecnológicas, Cadillac fue la primer marca que construyó un coche con arranque eléctrico (el primer coche sin manivela de arranque, o cran), con radio, con un motor de ocho cilindros en V.

 

Realmente, los V8 no fueron un invento de Cadillac pero sí fue la primer marca que los estudió y perfeccionó lo suficiente como para convertirlos en motores fiables.

 

Las características colas de la marca alcanzaron su mayor tamaño a finales de los 50s aunque a partir de 1964 prácticamente desaparecieron.