HISTORIA DE SEAT

Al final de la década de los '40, el Instituto Nacional de Industria (INI) empieza a entablar conversaciones con la compañía Turinesa F.I.A.T.. El objetivo, era crear una gran compañía española que hiciera resurgir la economía del país, y de paso, motorizar a los españoles. No hay que olvidar, que el automóvil era un objeto de lujo, pues en ese entonces había un coche por cada tres mil habitantes.

De ésta manera, el 16 de Octubre de 1948 se firmó un acuerdo de colaboración con FIAT, y el 29 de Mayo de 1950 nace SEAT, Sociedad Española de Automóviles de Turismo, S.A.

13 de Noviembre de 1953: sale el primer Seat; modelo 1400, cuenta con 44 cv y 120 km/h de velocidad máxima. Copia del Fiat 1400.

En 1954, ya había pedidos de hasta diez mil coches y es cuando "nace" la lista de espera, que obliga a Seat a dejar de recibir pedidos En 1955, se fabrican mas de siete mil coches al año, y en 1956 mas de diez mil; Seat abarcaba el 93% del parque automotriz español.

El 15 de Octubre de 1955: Nace el Seiscientos. copia del Fiat 600, diseñado por Dante Giacosa (diseñador del Fiat 500 topolino). sirve para motorizar a los españoles, pues el 1400 no era lo suficientemente barato. Seat tiene que invertir tres millones de dólares..

A los cinco años de ser creada, Seat había fabricado treinta y nueve mil coches; y a los diez años, cerca de doscientos mil unidades.

En 1966, nace el Seat 850. Del que se llegan a fabricar seiscientos sesenta y cinco mil ejemplares.

En la década de los '70s, crece la fábrica hasta cuatrocientos veinte mil metros cuadrados; también se crea la sala de preparación personal, además de guarderías, se subvencionan los estudios de los hijos de los trabajadores... En 1976, Seat gastaba sesenta millones de pesetas en los salarios de los empleados, y en el año 2000, cerca de dos mil setecientos millones de pesetas. Pero con lo que no contaba Seat, era con la falta de infraestructura para reparar los coches; Cuando éste fallo se empezó a hacer evidente, la compañía trabaja a destajo, dotando a las poblaciones de mas de diez mil habitantes con suficientes talleres; una vez solventado el problema, corría de boca en boca el chiste de que los repuestos para los Seat los podías comprar hasta en las farmacias.