• Alex Tame

9 hábitos que están matando a tu coche

¿Estás dañando tu coche sin saberlo?

Armamos esta lista de cosas que puedes estar haciendo y ni cuenta te das.



1. Frenar mientras vas de bajada.

gif

Arrastrar los frenos es una práctica pésima que probablemente aumentará el desgaste de las pastillas y los discos de freno.

Esto conducirá a la necesidad de reemplazarlos con más frecuencia, lo que agregará un gasto mayor para darle mantenimiento tu coche sin necesidad.

Al viajar cuesta abajo, es mejor meter una velocidad baja, aplicar un frenado ligero y luego soltar el pedal para permitir que los frenos se enfríen.

Frena cuando sea necesario, y repite el proceso hasta llegar al pie de la bajada. Tus frenos van a durar más.


2. Descansar tu mano en la palanca de velocidades.

gif

Cuando te enseñaron a manejar chance te dijeron que mantuvieras las dos manos en el volante en todo momento, pero muchos de nosotros desarrollamos malos hábitos tan pronto como te sueltan el coche.

Uno de estos podría incluir apoyar la mano en la palanca de cambios.

Esto puede ser malo para la transmisión.

La palanca de velocidades está conectada a una horquilla, que está diseñada para hacer contacto con un collar giratorio durante un breve período de tiempo.

Si apoyas la mano en la palanca, corres el riesgo de ejercer presión sobre la horquilla y provocar un desgaste prematuro.

Algunos manuales del propietario desaconsejan específicamente apoyar la mano en la palanca, vale la pena revisar el tuyo para ver si ese es el caso.


3. Pisar el acelerador a fondo en velocidades altas.

gif

Muchos coches modernos cuentan con una luz indicadora de cambio de velocidad, que te indica cuándo subir o bajar de velocidad.

Las marcas los programan para que la lucecita se prenda a bajas revoluciones y cuidar el consumo de gasolina.

Sin embargo, tienes que estar pendiente al ícono de cambio ascendente o estar preparado para cambiar hacia abajo cuando sea necesario.

Acelerar a bajas revoluciones, o en una marcha demasiado alta, significa que el motor está trabajando más, ejerciendo una tensión innecesaria sobre el motor.

Mete una velocidad más baja y deja que aumenten las revoluciones antes de cambiar hacia arriba.

Esto es particularmente importante cuando se transportan cargas pesadas o cuando se suben colinas.


4. Sobrecargar tu coche.

Tu coche no es una bodega con ruedas...

Los coches están diseñados para transportar cargas pesadas, pero eso no significa que no puedan sobrecargarse.

gif

Tu manual del propietario debería indicar el peso máximo de carga para tu coche, lo que te dará una indicación de cuánto equipaje debe llevar en total, cosa que a la gente le encanta poner a prueba cuando se muda de casa o se va de vacaciones.


Cuanto mayor sea el peso, mayor será la presión sobre los frenos, la suspensión y la transmisión.

Dejar cosas innecesarias, como palos de golf o equipo de gimnasio en la cajuela, aumentará la tensión en las piezas de tu coche, afectará el consumo de gas y posiblemente la producción de emisiones de tu coche.



Por eso siempre es recomendable dejar los palos de golf en casa cuando no se necesiten e intentar viajar lo más ligero posible.


5. Pasar de 'drive' a 'reversa' sin frenar antes.

Cambiar entre reversa y drive (y viceversa) en un coche automático es pésimo para la transmisión.

La caja automática está diseñada para cambiar de marcha; tienes que frenar completamente.

Meter reversa y drive antes de frenar por completo fastidia la banda de transmisión, en lugar de los discos y pastillas de los frenos, que son piezas reparables.

gif

Arreglar una transmisión automática te va a salir carísimo. Pregúntale a tu mecánico...

Lo mismo se puede decir sobre el crujido de las marchas en un coche manual, por lo que es recomendable frenar por completo antes de meter reversa (aunque la mayoría de los autos modernos no te permiten cambiar sin frenar de todos modos).



6. Ignorar foquitos prendidos en el tablero.

Los tableros modernos traen más luces que un saco de Juan Gabriel.

gif

Algunos, como 'líquido de lavado' o 'foco fundido', pueden ignorarse hasta que tengas chance de detenerte.

Pero otros necesitan ser investigados a la primera...

Vale la pena que cheques el manual del propietario para averiguar qué significan las luces de advertencia en el tablero y ubiques las más graves para saber cuáles de plano no puedes ignorar al manejar.







Si aparecen las siguientes advertencias en el tablero, te recomendamos que te frenes y busques ayuda de un mecánico ó taller:


Motor/ "check engine"




Sistema de frenado





Falla en la dirección asistida





Falla de bolsa de aire





Presión del aceite





Sistema de enfriamiento (anticongelante)








Para más información, checa nuestra guía de luces de advertencia en el tablero.


7. Revolucionar tu coche cuando está frío.

gif

Puede que hayas escuchado que hacer viajes cortos regulares es terrible para tu auto porque el aceite del motor nunca se calienta por completo.

En realidad, todos los vehículos arrancan en frío, por lo que lo importante es evitar acelerar el motor hasta que se haya calentado.

Esto le da al aceite tiempo para calentarse y circular alrededor del motor, evitando posibles daños y un desgaste excesivo.








8. (y la neta éste es el peor) Dejar tu pie en el clutch.

gif

El clutch es una pieza de desgaste, ósea ninguna garantía lo cubre.

Montar el clutch ocurre típicamente cuando no quitas el pie del pedal después de cambiar de velocidad, o cuando arrancas en una subida.

Un mal control del clutch provocará un desgaste excesivo, lo que acortará la vida útil de la placa.

Asegúrate de que tu pie haya dejado el pedal del clutch cuando no lo necesites.

Al arrancar en subida, deja el auto en neutral con el freno de mano puesto hasta que estés listo para moverte.


9. Frenar tarde.

gif

De repente (y especialmente en México), te tienes que amarrar (frenar de emergencia si te falta barrio), en esas ocasiones pues ni hablar.

Pero estar frenando en seco a cada rato se acaba tus pastillas, tus discos, te fastidia la suspensión del coche y de pilón gastas mucha gasolina.

En general, un enfoque lento y cuidadoso para manejar, anticipando el camino (y al animal de enfrente), es mejor para tu coche y el medio ambiente.


36 views0 comments